Lavado y cuidado de tus prendas de lana

 

Cada vez que una alumna (o alumno) de nuestros talleres finaliza una prenda, le damos gran importancia a que siga las pautas de lavado y cuidado de su labor, ya que no será la primera vez que tras el lavado, todo el esfuerzo se convierte en una terrible miniatura.

via GIPHY

Por eso, hemos preparado la siguiente guía visual imprimible con las pautas a seguir para garantizar que tu prenda quede perfecta tras el lavado:

Lavado y cuidado prendas lana - Artecrochet(B)


Cómo cuidar y lavar la lana

Como paso previo al lavado, debemos bloquear la prenda. Para ello, debemos hilvanar el contorno de la prenda, así como la parte central, de manera diagonal (como puedes observar en el punto 1 de la imagen).

El objetivo no es otro que evitar que los puntos cedan con el lavado, permitiendo que éstos se ajusten en su forma y tamaño natural.

¿Lavado a mano o en lavadora?

 

Podemos elegir cualquiera de las dos opciones, siempre y cuando sigamos la siguientes pautas:

  • Tanto a mano como en lavadora, utilizaremos agua fría.
  • Nuestra recomendación es utilizar champú en lugar de detergente, trataremos el pelo de la oveja/alpaca como nuestro pelo. Si quieres, también puedes agregar un poco de suavizante para el cabello en lugar del suavizante habitual.

 

A mano

Es importante presionar la prenda con suavidad, evitando estrujarla o retorcerla, ya que esta acción puede defomarla. Al sacarla del agua, envolver la prenda dentro de una toalla para quitar el exceso de agua y manipularla como si fuera un rodillo.

En lavadora

Elegir cualquiera de estos tres programas:

  • Delicados
  • Lavado a mano
  • Lana

En cuanto al centrifugado, es fundamental que éste no supere las 500 rpm, o si tu lavadora te lo permite, seleccionar la opción “sin centrifugado”. En este último caso, envuelve la prenda en una toalla y procede tal y como se ha explicado más arriba en el apartado “a mano”.


 Secado

Tanto si hemos lavado nuestra prenda a mano como en la lavadora, la secaremos en horizontal sobre una toalla para que ésta vaya absorbiendo la humedad y manteniendo la prenda bloqueada.


Tras el primer lavado

En las sucesivas ocasiones en las que lavemos nuestras prendas de lana, repetiremos las pautas explicadas en el apartado anterior.  A la hora de secar, podremos tenderla en vertical, doblando la prenda por la mitad y sin utilizar pinzas para evitar marcas y/o deformaciones.

Y tú, ¿cómo acostumbras a cuidar tus prendas de lana? Esperamos que esta información te haya resultado útil. Si te ha gustado y crees que puede ser interesante para otras amantes del tejido, no dudes en compartirlo en redes sociales.

 

No Comments

Post A Comment

Estamos trabajando para ofrecerte nuestro mejor servicio. Te pedimos disculpas si encuentras algún enlace fallido o error en la web. En tal caso, te agradeceríamos que nos lo comunicaras en el teléfono 661629630 Descartar